¡Feliz
Halloween!
Rule of Rose
Engorroso comenzar~ [Carmine]
Novedades
03/03
Ven a tomar al Hitch's:

09/03
Nuevas

10/03
¿Necesitas un NPC?

30/03
Nuevo

18/04
Nueva Skin del foro

01/06
Nueva lista de

09/06
Pronto, nuevas medidas de avatares 250x450



Links Rápidos
Últimos temas
» Registro de Físicos
Dom Oct 08, 2017 4:52 pm por The Orphanage

» V. Tributos y Reputación
Dom Oct 08, 2017 4:30 pm por The Orphanage

» Modelo de Ficha
Dom Sep 24, 2017 6:17 pm por The Orphanage

» IV. El Club del Crayón Rojo
Sáb Sep 23, 2017 5:40 pm por The Orphanage

» III. Clases de Personaje
Sáb Sep 23, 2017 2:54 pm por The Orphanage

» II. Ambientación e Historia
Jue Sep 21, 2017 12:13 am por The Orphanage

» I. Reglas del Foro
Miér Sep 20, 2017 8:37 pm por The Orphanage

» Neru Komehada
Lun Nov 24, 2014 10:43 pm por Neru-kun

» Knoxville art cosnervatory (elite)
Miér Feb 26, 2014 4:43 pm por Invitado

» Aku no Musume {Rilliane ID} (En proceso)
Sáb Feb 01, 2014 3:44 pm por Rilliane L. D'Austriche



Búsquedas
realm
Busca Rol & PJ
Nombre Usuario

Mp

realm
Busca Rol & PJ
Nombre Usuario

Mp

realm
Busca Rol & PJ
Nombre Usuario

Mp

realm
Busca Rol & PJ
Nombre Usuario

Mp

realm
Busca Rol & PJ
Nombre Usuario

Mp

realm
Busca Rol & PJ
Nombre Usuario

Mp

Administración
realm

Omega

Webmaster

Mp

Perfil

realm

Sigma

Fichas

Mp

Perfil

realm

Hitori Macleod

Registros

Mp

Perfil

realm

Admin #4

-

Mp

Perfil

Afiliados Hermanos
Directorio
Afiliados Élite 30 de 45
Créditos del Foro
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.
» Demás Créditos del Foro.

Engorroso comenzar~ [Carmine]

 :: Temas

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

avatar

Frederick Strauss
Profesor de Música

Inventario
Arma Equipada:
Salud:
10/10  (10/10)
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen
Mensajes : 25

Botones : 43

Puntos de Favor : 0

Volver arriba Ir abajo

Amanecer Engorroso comenzar~ [Carmine]

Mensaje por Frederick Strauss el Miér Mayo 15, 2013 11:11 pm

Un nuevo día y una vida nueva. ¿Qué estaba haciendo aquí? Fue lo primero que se le vino a la mente al encontrarse en una habitación que le resultaba completamente desconocida, pero, que sin embargo le era un tanto familiar. -Ah, era eso...- Dijo en un tono algo desganado, por culpa del sueño que aún le perseguía hasta después de despertar. Un tanto animado salió de la cama y sin tener mucho más, se colocó las mismas ropas que llevaba puesta el día de su llegada.

Comprobó en la habitación de que no hubiese alguna llave u algo, no quería que algún desconocido entre libremente y extraiga cosas que no eran de su pertenencia. Juzgar a las personas antes de tiempo no era lo suyo, es más era de su desagrado, sin embargo debía admitir que aquel mundo era completamente nuevo y desconocía completamente con la clase de personas con las que lidiaría de ahora en adelante, sumándole el hecho de que en aquellos momentos estaba prácticamente pobre, puesto que las únicas pertenencias que poseía eran las mismas con las que había llegado y dudaba de que tuviera tiempo para hacerse un viaje hacia su casa, la cual recordaba, que había dejado varias cosas que le hubiesen podido ser útiles, pero que más daba, tenía que arreglárselas casi como Dios lo trajo al mundo.

Salió un tanto apurado de la caseta, puesto que no conocía mucho el lugar y para evitar algún tipo de tardanza, se dirigió a paso rápido al orfanato, notando que este estaba prácticamente desolado, debido a que aún era temprano, más o menos cerca de las siete de la mañana.

Abrió la pesada puerta que daba paso a la sombría recepción que había dado lugar a su comienzo. Echó un vistazo a esta, en busca de alguna persona que le pudiese ayudar a ubicarse un poco mejor en cuanto al edificio y sus deberes. No estaba muy seguro de cómo manejarse en el lugar, ni si quiera sabía las reglas ni nada por el estilo, por lo que, antes de empezar con su actividad, prefirió prevenir a lamentar buscando a alguien que este al tanto de todo lo anteriormente mencionado. Fue, en ese momento, el cual sus ojos percataron la presencia de un pasillo junto él. Casi por instinto comenzó a caminar hacia él, observaba un tanto con curiosidad sus alrededores, no era había nada que no hubiese visto, pues en realidad, todo aquello era un tanto predecible de un orfanato, especialmente los dibujos, que le recordaban un poco a su infancia.

Lo único que destacaba en esos momentos era lo desierto del lugar ¿Acaso se había despertado muy temprano? No lograba entender, puesto que para él era muy normal, o por lo menos en la ciudad, el despertarse muy temprano. Eso era lo que pensaba, hasta que el pasillo abrió un nuevo camino hacia su derecha, se acercó un tanto animado y dobló en este -¿Buenos días? - Preguntó un tanto curioso y sin hacer mucho escándalo, con esperanza de conseguir algún tipo de respuesta.

† - † - † - †



·Ficha · Cronología · Relaciones ·
"Resplandeciendo solamente cuando la desgracia no desaparece"
avatar

Carmine Rougeriant

Inventario
Arma Equipada:
Salud:
10/10  (10/10)
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen
Mensajes : 33

Botones : 56

Puntos de Favor : 0

Volver arriba Ir abajo

Amanecer Re: Engorroso comenzar~ [Carmine]

Mensaje por Carmine Rougeriant el Sáb Jun 01, 2013 2:34 am

¡UWAAAAAAAAAAAAA
AH!

El repentino llanto proveniente del cuarto de las niñas fue tan fuerte y tan repentino que provoco que la joven diera un respingo y soltara la escoba debido a la sorpresa, al tiempo que se llevaba una mano al pecho para así intentar calmar su asustado corazón. – Dios mío, ¿Qué será ahora? – Musito mientras recogía la escoba y la dejaba contra la pared para así poder seguir el sonido de aquel llanto que tan bien conocía. Los niños estaban tan acostumbrados a los llantos de Olivia que, además de ignorarla, habían comenzado a llamarla “Princesa Llorona”; pero no importaba cuantas escenas hiciera ni cuan pequeño o sin sentido fuera el problema que la alterara, ella siempre acudía en su ayuda.

Pero por acostumbrada que estuviera a sus llantos, era extraño oírle llorar tan temprano en la mañana cuando el resto de los demás niños dormía, y eso fue lo que la llevo al cuarto de las niñas a ver que sucedía, pero no la encontró sobré su cama, no… Olivia tenía un lugar especial en el cual esconder sus penas. Se acercó a la cama y, tomando su vestido, se arrodillo al lado de esta, luego con una mano se tomó el cabello y así, se agacho para poder ver a la pequeña, llorando boca abajo bajo la cama. – ¿Qué sucede tesoro? ¿Por qué no estás en la cama? – Preguntó dulcemente, mientras la observaba. – Marie… n-no e-e-encuento a Ma-Ma--¡MAAARIEEE! – El llanto de la pequeña se intensifico al mencionar el nombre de su muñeca aparentemente perdida. – Pero cielo, duermes con ella, ¿segura de que no está en la cama? – Se levantó para observar sobre la cama, más no había señal de la muñeca, tampoco entre las sabanas. – De-de-depeté y no… no está-a-¡AAHBAAA! – Nuevamente la frase termino en un gritillo que antecedía al llanto. – Esta bien, está bien… Iremos a buscarlas juntas ¿Te parece? Pero para eso necesito que dejes de llorar… ¿Harías eso por mí? – Preguntó mientras estiraba un brazo hacia ella, con la esperanza de que aceptara y así pudiera sacarla de debajo de la cama. La niña miro su mano de reojo, volvió la vista al piso y luego de unos momentos, tomo su mano y se sujetó de ella para salir de debajo de la cama.

Al sacarla por fin de debajo de la cama, la criada se puso de pie con la niña en brazos y abandono la habitación. Tenían mucho que recorrer, y sin duda encontrar una muñeca sola no sería tan fácil, pero si tenía suerte, la niña volvería a dormirse mientras buscaban y eso le daría la oportunidad de volver a acostarla y le daría tiempo para terminar el aseo matutino mientras buscaba la muñeca. La pequeña se encontraba tan aferrada a ella que parecía haberse convertido en un apéndice apegado a su torso, se encontraba abraza a ella como un pequeño koala, como si su vida dependiera de ello, y estaba segura de que así seria hasta que encontrara su muñeca.

De esa forma termino encontrándose prácticamente de frentón con un joven de cabello negro, de aproximadamente su edad, claramente desorientado. Desconfiada, abrazo fuertemente a la niña mientras miraba al desconocido, pero luego de unos segundos mirándole, supo de quien podría tratarse. – Buenos días… ¿Es usted el nuevo profesor? – Preguntó manteniendo cierta distancia, solo por precaución.

† - † - † - †

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 :: Temas

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.